Tres texturas de tomate. Receta refrescante

Tres texturas de tomate. Receta refrescante

Sé que últimamente tengo el blog un poco abandonado, pero entre la avalancha de trabajo que he tenido y el calor, termino realmente agotada.

Esta semana con las pilas puestas nuevamente.

Qué más refrescante y abundante en el verano que el tomate.

Con su color rojo pasión, su interior jugoso, nos da juego para infinidad de preparaciones, saladas, dulces, calientes y frías.

Claro está que con este calor lo que más nos apetece es algo frio y refrescante.

Tomate, refrescante, en que pensamos en gazpacho. Pero no.

Hoy no voy a hacer un rico gazpacho. Creo que el tomate se puede comer de tantas maneras y texturas, que quise jugar con eso.

Entonces pensé hacer una composición de tomate con tres texturas distintas.

Una gelatina de tomate, unas pieles de tomate crujiente, y un exquisito tomate secado al sol.

Pero claro, todo muy livianito y sin gluten, pero le falta algo de chicha.

Lo acompañe con un queso de cabra, un aceite de albahaca y para que aportara algo crujiente unos pistachos.

Y realmente la composición gusto mucho a mi familia y por supuesto a mi.

He quedado satisfecha con mi trabajo.

Ahora a la receta

TRES TEXTURAS DE TOMATE

Ingredientes

  • ½ litro de tomates triturados y colados
  • Sal, pimienta recién molida.
  • ½ vaina de vainilla, o unas gotas de esencia
  • 6 hojas de gelatina
  • 6 rodajas de queso rulo de cabra de ½ centímetro de espesor
  • 2 ramitas de albahaca
  • ¼ de litro de aceite de oliva virgen extra
  • 4 tomates secos, hidratados con un poco de agua caliente y luego macerados en aceite de oliva.
  • Pieles de 2 tomates.
  • Pistachos repelados

Preparación

En un cazo calentamos el tomate, con la sal, la pimienta y la vainilla y le agregamos las hojas de gelatina, que previamente habremos hidratado en agua fría, revolvemos hasta que este disuelta.

Colocamos en los moldes que tengamos y llevamos a la nevera por lo menos 3 horas. También podemos usar una asadera, que cubriremos con film para que el desmoldar sea más fácil y cortamos los círculos con un cortapastas.

Con las hojas de albahaca y el aceite las pasamos por el túrmix y reservamos.

Las pieles de los tomates las secaremos en el micro. Las extendemos sobre un papel de horno para que no se peguen en el plato y le vamos dando primero   1 ½ minuto y luego de a 30 segundos cuidando que no se quemen.

Cortamos en cubitos pequeños los tomates secos.

Picamos en tropezones los pistachos.

Armado del plato

En un plato bonito, pintamos con un pincel de cocina, una franja con el aceite de albahaca, colocamos el rulo de cabra y encima la gelatina de tomate.
La coronamos con unas pieles de tomate secas y unas hijitas de albahaca.
Decoramos el resto del plato con el tomate seco, los pistachos y un poco de aceite de oliva.
Y a disfrutar de este refrescante plato.

Sin comentarios

Envía un comentario